Naturaleza cerca de casa


Una gran diversidad de especies vegetales, caminos para perderse por ellos, bancos para sentarse, descansar o leer, lugares sombreados, áreas de juego infantil con diferentes columpios y arenales, fuentes, esculturas, estanques, zonas para perros, mesas de pimpón…, son algunos de los ingredientes de los parques y jardines de Barcelona. Son espacios de naturaleza y de ocio para todos, hoy utilizados intensamente. Y los tenemos cerca de casa.

  1. El parque de la estación del norte: Rodeado de de grandes equipamientos culturales, como el Auditori, el Teatre Nacional de Catalunya y el Arxiu de la Corona d´Aragó. Afortunadamente, en medio del contínuum urbano aflora este magnífico espacio de todos, junto a la estación de trenes que dejó de funcionar en 1972. Una de sus singularidades son los elementos escultóricos hechos con trencadís -a la manera de Gaudí- de la norteamericana Beverly Pepper.
  2. El parque de monterols: Paseando por estos parques puede tenerse la sensación de encontrarse fuera de la ciudad, pero muy cerca hay calles transitadas y edificios habitados. Es un parque rodeado de una vegetación densa y compacta.
  3. El parque del laberinto de Horta: Es tan difícil memorizar el camino que hay que seguir para llegar al centro del Laberinto de Horta que lo más probable es que la segunda vez que lo intentemos nos volvamos a perder y la tercera… Este laberinto, hecho con espesos cipreses, es uno de los principales atractivos del parque que alberga el jardín más antiguo de todos los que se conservan en Barcelona, un magnífico exponente de los jardines neoclásicos del siglo XVIII.
  4. El parque de la maquinista: Los niños que juegan en este espacio al salir de la escuela se lo pasan estupendamente sin necesidad de conocer el significado de expresiones como contrato temporal, grupo de  presión o hipoteca. Tampoco saben que hasta hace unos años este lugar estaba ocupado por la fábrica Maquinista Terrestre y Marítima. Hoy alberga un extenso parque, una gran variedad de árboles y un gran lago central, el estanque de Narcís Monturiol.
  5. Los jardines de San Pablo del Campo: La iglesia de “Sant Pau del Camp” es uno de los monumentos románicos más importantes y mejor conservados que hay en Barcelona. Fue reconstruida en el siglo XII sobre la que ya existía en el año 912. A su alrededor hay unos jardines especialmente valiosos en una zona, el Raval, históricamente carente de espacios verdes.
  6. El parque de Cervantes y la Rosaleda: Ciclistas, gimnastas, practicantes de footing… son habituales en el parque de Cervantes. Aprovechan este amplio espacio y tranquilidad que hay en él para practicar deporte. La parte derecha del parque es un magnífico jardín de rosas de todo el mundo. Hay ni más ni menos que diez mil rosales.
  7. El parque de la Creueta del Coll: Está en la ladera de una colina en la que había la antigua cantera del Coll. Uno de sus atractivos es la enorme piscina pública con dimensiones de lago. Sobre la lámina de agua cuelga una imponente escultura de hormigón del escultor vasco Eduardo Chillida, Elogio del agua.
  8. Los jardines del Palacio de Pedralbes: Con el objetivo de crear un alojamiento para acoger al rey de España en sus visitas a Barcelona, la aristocracia catalana promovió la creación mediante suscripción popular, de un Palacio Real, que terminó de construirse en 1929. Entre la avenida Diagonal y el Palacio hay algunos magníficos jardines con una vegetación densa y exuberante, solo interrumpido por caminos que conducen a pequeños espacios en los que ay esculturas, estanques y surtidores.
  9. El Parque de Diagonal Mar: El arquitecto Enric Miralles concibió este espacio, que ocupa los terrenos de una antigua fábrica, como un árbol que nace del mar y se ramifica como una mano abierta, que simboliza los caminos del ser humano a o largo de su vida. Las especies vegetales que hay son autóctonas o adaptadas al clima mediterráneo. Por lo tanto, son resistentes, lo que supone un ahorro de agua, y si a ello sumamos que el sistema de riego se basa en el aprovechamiento de las aguas freáticas, estas dos características hacen que el parque pueda ser calificado sin duda alguna de sostenible.
  10. El Parque de la Trinidat: Dentro de la anilla que forma el nudo viario de la Trinitat hay una gran zona verde con catorce mil árboles, un lago y un anfiteatro, entre otros elementos que muchos conductores que lo rodean diariamente no conocen. Su extensión y la suavidad de desnivel invitan a pasear tranquilamente, a pie o en bicicleta.
  11. El Parque de la Ciutadella: Es un parque que fue creado en 1872. El parque, que ocupa los terrenos de la fortaleza construida por Felipe V para dominar la ciudad, acoge el Museo de las Ciencias Naturales, el Umbráculo, el Invernáculo, el Parlamento de Cataluña, el Zoo, numerosas esculturas… Si vamos por allí un fin de semana, es muy probable que nos encontremos con que se celebra alguna actividad lúdica o cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: